Pequeños sueños (llenos de nieve)

sábado, 21 de enero de 2012 - 

Y aquí estoy, en un Mc Donalds esperando. Es una imagen bastante global. Una persona tomando un café en un Mc Donalds, escribiendo con su laptop. Soy todo un oficinista en sus veinte en una gran ciudad. La diferencia? No tengo 20, y no estoy en una gran ciudad. Al menos tengo laptop, algo es algo.

Estoy esperando a que se hagan las 18.30 para ir a cenar con unos amigos (sí, la hora está bien, todo es temprano en Japón…o todo es demasiado tarde en Argentina). Hace un rato terminó mi fiesta de despedida de AFS. Conclusión? No estoy listo para decir adios. Justo cuando las cosas empiezan a parecer bien, cuando voy conociendo más y me siento más cómodo, me lo cortan.

No digo que no quiera volver, quiero ver a ciertas personas… pero estoy tan acostumbrado a estar acá, a vivir de esta forma, a hacer las cosas a lo japonés, a no tener verdaderas responsabilidades (es decir, si bien tengo mis responsabilidades, es otra la forma de manejarlas). Si bien hay cosas que me tienen un poco cansado de Japón, hay otras cosas que no quiero perder. La idea de sentimientos encontrados en su máxima potencia. Creo que en realidad es un poco de miedo:



Hablando de miedo… tuve que dar un speech para la fiesta de despedida. Agradeciendo a mi familia anfitriona. Estuvo bastante bien, pero siempre me pongo taaan nervioso. No sé exactamente porque, pero hasta se me cierra el estomago cada vez que tengo que pararme ante la audiencia. Igual, es una buena experiencia, supongo.

Sobre el speech en si, fue bastante boludo. Pero prepare un video para mi familia con la canción “Thank you” de Dido. (link debajo). Si bien la canción es lo que diríamos…un tanto gay, no había canción que describiera mejor el momento. “Thank you for living me the best days of my life” dice la canción.



Soy demasiado joven (a pesar de mis 81) para pensar que estos fueron los mejores días de mi vida. Pero fueron geniales. Y fueron geniales a pesar de todos los problemas, de todas las cosas que tuve que pasar, todas las paredes con las que me choque. Creo que en parte eso es genial, ver ahora todo lo que dejaste atrás y mejoraste. También supone un compromiso a futuro… hay que mantener ciertas cuestiones y mejorar otras. Desafios:



Después mi familia dio un speech en japonés. Entendí buena parte, y si bien no era nada del otro mundo (acordémonos que los japoneses tampoco son tan expresivos con los sentimientos), fue como que quería llorar tanto. Supongo que admitirlo es raro, pero son esos momentos donde los ojos se cristalizan y la boca se mueve sin poder controlarla. No fue tanto lo que decían, sino pensar que solo me quedan 14 días con ellos. Eso es… tan raro.

Cuando me fui de Argentina, no lloré ni nada. O sea, uno sabe que va a volver, en un año o seis meses, y la casa seguirá estando en el mismo lugar, las personas también, etc. Pero de acá a que yo vuelva a Japón falta un tiempo al menos, y ya nunca será lo mismo. Puede que sea mejor, pero yo no soy una persona que se caracteriza por ser sumamente positivo.

Después AFS la cago y saco toda la sensibilidad posible. Nos hicieron jugar al pictionary con nuestras familias anfitrionas. A mi me tocó dibujar… ni una sola cosa. Todos eran animales. Imposible. 6 años de educación artística tirados a la basura.


DSC04511
(mi chapter de AFS)

Y luego nos dieron los resultados de los exámenes de japonés… de los tres, fui la nota más baja. Y lo increible? No me importa ni un poquito. O sea, en dos semanas (diría incluso mañana), quien se va a acordar de eso? Adivinaron: NADIE
.
Si algun futuro Exchange student está leyendo esto: animate a vivirlo! Se que suena a mucha publicidad, pero es la realidad. Va a haber un montón de momentos difíciles, donde todo parece una mierda (que los hay los hay) y varía mucho según la persona. Pero cuando te pones a ver todo lo bueno, lo malo queda tan en último lugar que casi no existe. Y esto lo escribe una persona que SIEMPRE ve el lado negativo de las cosas. Estoy tan agradecido a AFS (a pesar de todo, siempre hay un “a pesar de todo”), a los donantes, a mi familia, a mi host-family.



(amo a Dido, evidentemente)

Ah… y sigo en Mc Donalds. Ahora hay unos japoneses al lado mio sentado deborandoe una “Grand America”. La hamburguesa es gigante, más grande que el tipo pelado que se la está comiendo (ok, eso suena mal)

Notas varias (wow, que post tan largo):

1) Esta es una de las últimas entradas del blog. No la última, pero ya no quedan tantos días. Voy a extrañar tanto escribir en el blog y saber que la gente me lee. Gracias a todos!

2) Nevo en Maebashi! Yo lo tomo como un regalo de despedida. Igual, el día fue re complicado. Manejar con la bici entre la nieve, caminar, usar el tren, todo es super más complicado. Igual, para mi fue genial y un super día. Supongo que es una cuestión de actitud citando a Fito Paez. Fotos:


DSC04478DSC04479DSC04506

3) También me pone muy feliz saber que voy a estar para la admisión a las ordenes sagradas de mis amigos JC y Gastón, y de otros (que nunca van a leer esto probablemente). Se que voy a llegar a la Catedral, con mucha cara de cansado, sueño y pocas ganas de charlar y responder a las mismas preguntas de la gente. Pero a la vez quiero eso. Y me parece tan raro pensar que en unas semanas voy a estar yendo de casa a la Catedral, caminando por esas cuadras tan familiares, entre personas argentinas…. Es tan rarooo! Igual feliz

4) El regalo de mi colegio? Libros de texto. Uno) no tengo lugar en la valija Dos) Para que rayos quiero libros de texto en japonés que en seis meses nunca entendí? Dios, todo tiene que ser tan complicado, jaja. Al menos tiene esto que habla de Perón:


DSC01669
Reacciones: